cropped-cropped-pexels-photo-108055.jpeg

Por qué cuidar el agua…

Muchas veces habremos comentado con familiares y amigos que, ante la imposibilidad de “cambiar el mundo” a causa de los malos manejos sistemas corrompidos por intereses personales y personas sin conciencia,  debemos de empezar con nosotros mismos, con nuestras familias y comunidades. Por esa razón, en el tema del  agua es igual o más importante que desde pequeños empecemos a educar y concientizar a nuestros niños, sin importar que tengamos la fortuna de disponer de agua sin restricción con solo abrir la llave, el cuidado de éste y otros recursos naturales es tarea de todos, desde los más pequeños a los más grandes.

Las dependencias y sistemas operadores del vital líquido están en constante campaña por concientizar a la población para que eviten desperdiciar el agua, pero en realidad no se logra comprender o visualizar la gravedad del riesgo a futuro y de lo complicado y costoso que es el proceso de llevar agua limpia a la población. Para dar una idea de la dificultad para conseguir agua, se conocen ciertas estadísticas: el 97% del agua en la tierra se encuentra en los océanos y mares de agua salada, únicamente el restante 3% es agua dulce. Del total de agua dulce en el mundo, 70% se encuentra en los polos y en las cumbres de las montañas más altas y se encuentra en un estado sólido (hielo) y el 30% del agua dulce del mundo, se encuentra en la humedad del suelo y en los acuíferos profundos.

Así que, aunque el 80 % de la superficie de la tierra está cubierta por agua, solo el 1% es dulce, y escurre por las cuencas hidrográficas en forma de arroyos y ríos y se depositan en lagos, lagunas y en otros cuerpos superficiales de agua y en acuíferos.

Existen varios sistemas domésticos y económicos para reutilizar y/o aprovechar el agua, pero el primer paso es tomar conciencia y actuar, ya sea reduciendo el tiempo al bañarnos, poniendo una cubeta en la regadera para recolectar el agua que sale mientras sale la caliente, cambiando los wc que tengan los tanques muy grandes, no lavando el coche con manguera, regando por la noche etc. (twitter: #H2Otip) al final lo que cuenta es contribuir con nuestro granito de arena y heredar a nuestros hijos esas buenos hábitos amigables con el ambiente. ¡Recuerda que el agua es vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *